Silencio en soledad

Silencio en soledad

El estado actual del mundo, la vida entera, está enferma. Si yo fuera médico y alguien me pidiera remedio, respondería: crea silencio, lleva al hombre hacia el silencio. (Kierkegaard)

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una de las principales causas de muerte y dentro de unos años ocupará los primeros lugares de incapacidad laboral.

Andamos estresados, acelerados, angustiados, agobiados, exigidos, desesperanzados… ¿qué nos pasa? Quizá si nos apeáramos del tren de alta velocidad en el que estamos instalados, si dejásemos el vértigo de la vida actual a un lado, si aprendiéramos a dejar huecos en blanco en nuestras apretadas agendas, y disfrutáramos de largos espacios de soledad y silencio, podríamos vislumbrar lo que nos pasa, lo que pasa en el mundo, en nuestro entorno…, por qué pasa lo que pasa.La soledad y el silencio no son huída, ni escapatoria, ni evasión de la realidad. Al contrario. No me aíslo porque los otros me estorban, me molestan, me incomodan. O porque no sé cómo enfrenta la realidad, los problemas, las dificultades o contratiempos. Este alto en el camino es parada obligatoria si quiero realmente vivir de una manera más auténtica y plena, si quiero establecer relaciones de hondura con los demás. Lo que nos ocurre casi siempre es que transitamos por la capa más superficial de la vida. No nos damos tiempo para profundizar en el misterio de las cosas, de las personas, de uno mismo.

Desde la soledad y el silencio se propone un estilo de vida que se desmarca de lo socialmente aplaudido y admirado.

Sumergirse en el pozo interior, bucear en él, nos lleva a descubrirnos y a descubrir esa vertiente de agua cristalina que es la que nos mantiene auténticamente vivos. Ahí uno constata que el agua que alimenta mi pozo procede de la misma napa subterránea que nutre los pozos de los otros. Y percibo nítidamente que esos otros y yo somos hermanos en la existencia. Procedemos de la misma oleada existencial de la historia. Es decir, que en esa aventura de bucear en la propia interioridad descubrimos las raíces más profundas de la solidaridad.

Muchas personas, quizás la mayoría, consideran que estar solos, estar en silencio, significa perder el tiempo. El conocido psicoanalista y escritor Mario Albisetti dice: “en cuanto a mí, puedo decir que hago muchas cosas a lo largo del día y consigo hacerlas porque paso, por lo menos, tres horas en soledad… no podría vivir sin ellas”.

Darnos el tiempo para pensar, reflexionar, contemplar, admirar…, hacer un vacío interior para dejar lugar a nuevos contenidos, nuevas vivencias…, hacernos un poco como niños que no pierden la capacidad de asombro… cada día es nuevo y la vida es bella… a pesar de todo. Etty Hillesum, joven holandesa, de origen judío, que murió en un campo de concentración a los 29 años, y que hizo en su corta vida un importante proceso de interiorización, dice así en su diario: “A pesar de todo, encuentro que la vida no está desprovista de sentido… Yo ya he sufrido mil muertes en mil campos de concentración. Todo me es conocido, ya no hay ninguna información que me angustie. De un modo u otro, ya lo se todo. Y, sin embargo, encuentro esta vida hermosa y llena de sentido. En cada instante.

Quizás esa es la diferencia entre vivir en la superficialidad, en lo domesticado y exento de riesgos, o atreverse a incursionar en territorio desconocido. La persona que es capaz de adentrarse en su interioridad avanzará en el camino hacia la libertad. Y hará de ese itinerario un canto a la vida.

Las grandes empresas no solo promueven sus marcas, sino que promueven un estilo de vida. Desde la soledad y el silencio, proponemos un estilo de vida anclado en la evidencia de la gratuidad de la existencia. Un estilo de vida que se desmarca de lo socialmente aplaudido y admirado, pero que va a la raíz, a la esencia de las cosas. Se aleja de la frivolidad, de las apariencias, de la falsedad, y se instala en la complicidad, en la verdad, en la realidad, en el ser.

Julián Marías nos recuerda que “nada interesante puede hacer el hombre desde fuera de sí mismo”. Desde una interioridad recuperada en las extensas llanuras de la soledad y el silencio podremos, probablemente, tener una mirada más lúcida y penetrante sobre la realidad e incidir, así, más positivamente sobre ella.

Lourdes FLAVIÀ FORCADA
Antropóloga
Chile
Texto publicado en RE 56

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *