Soledad y silencio, brújula de la existencia

Soledad y silencio, brújula de la existencia

Hoy asistimos a una sobreestimulación de los sentidos: centenares de imágenes y sonidos, y miles de propuestas que nos distraen. Una exagerada atención a lo que está fuera de nosotros puede llegar a convertir la existencia en una sistemática huida hacia el exterior. Frente a esta realidad, aparece una posibilidad accesible de vivir más plenamente nuestra propia realidad interior y personal: guardar unos espacios y tiempos cotidianos para la soledad y el silencio. Espacios en blanco que se dejan en la agenda. Ser silente y estar en soledad es un estilo de vida que nos permite anclar la existencia en esta actitud. Es como una brújula para no perder el norte y para soportar los embates del día a día con alegría y paz.

Guardar cada día espacios y tiempos para estar en soledad y silencio.

En estos espacios se respira el oxígeno de la libertad y de la autenticidad. De hecho, vivir la soledad y el silencio es un acto de libertad en el que, a veces, sin saber ni cómo, empiezan a surgir diversas formas de expresar la belleza de cada uno. Estar en soledad y silencio es como entrar en una dinámica creativa, ordenar el caos interior y encontrar que, en uno mismo, se empieza a gestar aquello bello, que, por ser bello, también es bueno.

En la soledad y el silencio todo lo que nos rodea, los pensamientos, las situaciones, las relaciones, se va aquietando; nuestra propia realidad se resitúa y adquiere su justa importancia. En estos espacios, la persona puede sentir que está viva, que respira, que su corazón late, y puede paladear incluso la alegría y la sorpresa de existir. Pero al mismo tiempo surge un profundo sentimiento de humildad, de saberse limitado, mortal y parte del universo.

Quien no practicara el silencio sería como un cineasta que no tuviera ninguna pantalla que le recogiera la proyección: las imágenes se dispersarían en el espacio y se perderían sin que pudieran ser vistas.

En un mundo donde se ha perdido el hábito de escuchar con atención, el silencio es, además, hospitalario y acogedor, porque permite atender a los otros. Javier Bustamante, responsable de una casa de silencio, dice: «Podemos hacer de nuestro silencio un cuenco donde el otro pueda verter lo que es, donde pueda ser en plenitud.»

En el silencio emergen los sentimientos y las emociones y podemos aprender a cultivarlos. En el silencio nos acercamos a los otros y nos abrimos a la solidaridad. Todo ello contribuye a humanizar nuestra existencia.

  • ¿Cómo encontrar espacio y tiempo para cultivar la soledad y el silencio?
  • ¿Cómo convertirlos en un estilo de vida?
  • Esta necesaria interiorización, ¿tiene una dimensión social?

ÁMBITO MARÍA CORRAL
Barcelona

Texto de convocatoria de la 164 Cena Hora Europea

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *