Eco educación

Eco educación

«… dentro de las asignaturas tratar temas como la biodiversidad,
la sostenibilidad o la naturaleza, hay que «naturalizar» las aulas.»

El planeta, a estas alturas, atraviesa una etapa crítica en términos medioambientales. Es urgente, y tarea de todos, garantizar y asegurar la vida y el equilibrio natural del planeta Tierra, propiciando, a su vez, el bienestar de las futuras generaciones. El abuso de los recursos naturales, el impacto de nuestra huella ecológica, el proceso tecnológico sumado al acelerado crecimiento de las poblaciones… llevan al agotamiento, el calentamiento global y el efecto invernadero de nefastas e irreparables consecuencias. Debemos encontrar armonía y equilibrio protegiendo los recursos y ser conscientes del cuidado del planeta. El consumo de bienes necesarios, el desarrollo sostenible, el conocimiento de los problemas y de otras formas de vida con un mayor respeto por la biosfera son un deber más en nuestra existencia.

Cada vez hay más escuelas que se apuntan al estilo de vida sostenible y consiguen reducir el gasto respetando el medio ambiente y contribuyendo a que los alumnos tengan unos valores ecológicos en su día a día. De hecho, la educación siempre ha estado relacionada con el ambiente y la naturaleza desde sus orígenes, aunque ha sido un tema de mayor discusión en los últimos años debido a la preocupación por el deterioro de nuestro planeta. Una de las finalidades principales de la escuela actual es la enseñanza y la construcción de «saberes socialmente productivos» con significados compartidos que ayuden a la transformación en una coyuntura histórica determinada. Educar en el respeto hacia el planeta es la mejor herramienta para garantizar un futuro mejor y un desarrollo más sostenible.

Estamos en permanente interacción con el ambiente, nuestra forma de vida está influida por él y nuestras acciones, a su vez, lo modifican. Hay que promover cambios culturales en establecer esta conexión entre la conducta personal y los problemas del hábitat, formar personas que conozcan su ambiente y sean capaces de desarrollarse y progresar en y para el ambiente, potenciar la adopción de estilos de vida respetuosos con el medio ambiente… En esta línea está la implantación de las 7Rs: Rediseñar, Reducir, Reutilizar, Reparar, Renovar, Recuperar y Reciclar. En clave escolar se puede leer como: el ahorro de agua, el consumo racional de energía, la reducción de material, la reutilización de libros, la gestión de los residuos generados, productos químicos empleados en la limpieza, transporte y movilidad sostenibles, incorporar temáticas medioambientales en la práctica pedagógica de manera cotidiana y uso de material escolar respetuoso con el medio ambiente.

También pueden impulsarse proyectos medioambientales para colegios como la creación de un herbolario, la identificación de aves y construcción de nidos, una planta de compostaje, el consumo de alimentos ecológicos y locales de temporada… Actividades como, talleres de reciclaje, la reforestación de espacios verdes y la creación de huertos escolares… Se pueden realizar infinidad de actividades dentro del aula con las que concienciar sobre la importancia del medio ambiente. Desde exponer documentales, proponer trabajos sobre temas medioambientales, hacer la escuela fuera del espacio de la escuela… También dentro de las asignaturas tratar temas como la biodiversidad, la sostenibilidad o la naturaleza, hay que «naturalizar» las aulas. Igualmente practicar el cuidado del medio ambiente fuera del aula: transporte sostenible, consumo de alimentos ecológicos, excursiones y salidas escolares, utilizar y promover el transporte público escolar… El Día Mundial del Medio Ambiente, que comenzó a celebrarse en 1974, se ha convertido en una plataforma mundial para la concienciación social y la acción en torno a cuestiones urgentes, como la contaminación marina, el calentamiento del planeta, el consumo sostenible o los delitos contra la fauna y la flora silvestres.

«… pueden impulsarse proyectos medioambientales
para colegios como la creación de un herbolario …»

Los cambios vertiginosos de las últimas décadas obligan a definir de nuevo la educación ambiental en la escuela incorporando temas como el agua, la alimentación, el consumo responsable, el cambio climático, la preservación de la biodiversidad, los residuos, la energía, la movilidad o la salud. Podemos empezar por acciones puntuales ligadas al currículo escolar que con el tiempo serán proyectos de centro. Podemos incorporarnos a la Red de Escuelas para la Sostenibilidad de Cataluña, y convirtiendo la sostenibilidad como línea estratégica de la escuela compartida por un equipo de docentes. El currículo incorporará contenidos conceptuales, procedimentales, actitudinales y metodológicos relacionados con el medio ambiente. La gestión del centro también irá cambiando y el equipamiento será un recurso lleno de significado al ir construyendo entre todos una escuela más sostenible y adaptada a las necesidades del lugar y del momento. El salto cualitativo llegará cuando en lugar de dañar el entorno, hagamos acciones que le beneficien y favorezcan.

Año tras año, introduciremos mejoras que implicarán, además, a toda la comunidad educativa, estableciendo alianzas con las entidades del territorio, trabajando en red local de escuelas para la sostenibilidad, realizando proyectos de servicio ambiental… en este planteamiento amplio de escuela ‘ambientalizada’, que impregna todos los ámbitos y forma parte del día a día y de la manera de hacer que aprendemos haciéndola realidad ampliando sus efectos más allá de la escuela. Hay que abordar de manera integral el cuidado del medio ambiente y hacerlo desde los primeros niveles para poder garantizar la toma de conciencia y la adopción de hábitos. La escuela no sólo prepara para ocupar un lugar en la sociedad sino también en la naturaleza. Por eso es necesario que nos demos cuenta de que somos parte de un todo y que debemos asumir los derechos y obligaciones con el entorno natural.

La educación ambiental debe entenderse como un proceso educativo integral e interdisciplinario con gran variedad de competencias y de actividades en acción, agrupadas por ámbitos del currículo, y de carácter transversal: Lingüístico, Artístico, Digital, Matemático, Educación física, Educación en valores, Conocimiento del medio, Aprender a aprender… Es en el día donde se han de normalizar ciertos hábitos y costumbres que apunten al entorno cercano, el medio ambiente y el desarrollo sostenible. En este proceso, el aprendizaje experimental, el compromiso colectivo de conocimientos y valores compartidos, las estructuras participativas… son imprescindibles. Todo ello para llevar el aula a la vida real empezando por el entorno más cercano que primero debemos conocer. Hacer un centro educativo respetuoso con el medio ambiente es la mejor manera de estimular el cuidado por la naturaleza. Debemos ponernos manos a la obra.

Podemos naturalizar los patios y, con algunas modificaciones, convertirlos en lugar para experimentar y espacio saludable de aprendizaje coeducativo, solidario, sostenible y comprometido con el medio ambiente. Podemos preparar un huerto que facilita los aprendizajes vivenciales donde los alumnos aprenden haciendo y manipulando. Podemos aprovechar escuelas de naturaleza y excursiones para trabajar estos conceptos y lograr competencias básicas imprescindibles para desarrollarse y disfrutar de una buena calidad de vida sin perjudicar la naturaleza. Hay buenas prácticas que ayudan a conectar con lo ecológico y que de manera activa potencian el desarrollo sostenible: el Rincón Verde para reciclar, el Punto Limpio para recoger, una web con código limpio y diseño equilibrado, promover hábitos y rutinas saludables, el whitemonday, fomentar el espíritu crítico e inducir a un consumo responsable, desde el punto de vista ambiental, social y económico. Con pequeños cambios organizativos y actividades adaptadas y sostenibles, podemos mejorar la huella ecológica personal, reducir la del centro escolar, y generar cambios sociales que preparan un futuro mejor y una vida feliz y sostenible para todos.

Josep ALEGRE
Profesor y educador sociocultural
Publicado originalmente en Revista Re Catalán núm. 101 «Una mirada humana al Planeta»

jalegre2@xtec.cat

IMPRIMIR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *