“Nacieron libres, déjalos ser libres”

“Nacieron libres, déjalos ser libres”

 

Libres
Pauline Lodder

Por Pauline LODDER. Fotografié este cartel en el aeropuerto de Ciudad de México. No pude dejar de mirarlo, e imaginarme unas caras humanas en lugar de las cabezas de los loros. Pensando en tantísimas personas enjauladas. No me refiero solo a personas detenidas en cárceles, sino a las múltiples “jaulas” que quitan libertad a las personas.

Me acordé en primer lugar de todos los que no tienen la misma suerte que yo, de gozar de una gran libertad de movimiento (obtenido por el simple hecho de haber nacido en un país europeo). He vivido en 3 países diferentes, y he viajado por todo el mundo para visitar amigos o hacer turismo… Pero cuántas personas en el mundo están encerradas detrás de unas fronteras, en condiciones terribles, sin comida o sufriendo violencia…  ¡Y no les permitimos circular libremente!

Libertad de circulación, libertad de expresión, libertad política, libertad religiosa… No hace falta mostrar estadísticas o ejemplos de no respeto de esas libertades: tenemos conocimiento de ello. Me pregunto ¿por qué no logramos más y mejor libertad para todos?

Es conocido el cuento del elefante encadenado. Se trata de un elefante de circo. Después de su actuación queda solamente atado por una cadena en una de sus patas a un pequeño palo de madera. Un niño pregunta ¿por qué el animal, siendo tan fuerte, no se escapa? La respuesta es que el elefante del circo no se escapa porque desde pequeño ha estado atado a un árbol fuerte. Durante mucho tiempo trató de soltarse, pero no lo lograba. Un día aceptó su impotencia y se resignó a su destino. Hoy no se escapa, porque cree que no puede: tiene registro y recuerdo de su impotencia, de cuando estuvo atado a aquel árbol fuerte. Nunca ha vuelto a cuestionar ese registro. Para quitarle libertad, ya no hace falta atarle a un árbol fuerte;¡sólo falta ponerle una cadena en la pata y una estaca pequeña!

Un aspecto importante de la libertad es no tener miedo a cuestionarse… Atreverse a re-mirar nuestra realidad con nuevas preguntas sobre las instituciones, sistemas o leyes que hemos creado. Revisar costumbres que se han anclado en nuestras culturas. Interrogarnos sobre nuestras maneras de vivir…

Somos capaces de preocuparnos de la libertad de los pájaros exóticos. ¿Cómo no vamos a soltar las cadenas de registros antiguos, para caminar hacia una libertad más auténtica para todos los seres humanos?

Pauline LODDER
Barcelona (España)

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *