“Interferir o no interferir”: That’s the question!

“Interferir o no interferir”: That’s the question!

No soy experta en Derecho Internacional, pero en los medios nos hablan frecuentemente del principio de no injerencia en asuntos internos de los Estados.

Me pregunto si la destrucción de la tierra o la violación de los derechos humanos, pueden ser considerados como un asunto interno.

Me pregunto hasta dónde debe llegar la soberanía de los Estados.

«Valdría la pena inspirarse en el ejemplo de los pájaros, y reflexionar dónde ponemos nuestra confianza…»

Me pregunto si muchas de las instituciones que hemos creado y de los políticos que hemos elegido, no están abusando de su poder.

Pienso en los bosques que se están quemando, en los plásticos que contaminan los océanos, o en la capa de ozono que está disminuyendo… Pienso en las personas que viven bajo dictaduras o pseudo democracias, en los migrantes que mueren en el mar, en las víctimas de conflictos armados…

¿Qué podemos hacer para la salvaguardar la creación y mejorar la calidad de vida de tantas personas víctimas de “asuntos internos”?

Hace poco leí una frase que me dio una pista: “un pájaro posado en un árbol nunca tiene miedo de que la rama se rompa, porque su confianza no está en la rama, sino en sus propias alas”.

Siento que la confianza en los Estados, en los políticos y en el Derecho Internacional, está bajo cero. Quizás valdría la pena inspirarse en el ejemplo de los pájaros, y reflexionar dónde ponemos nuestra confianza…

Dando tanta importancia a la soberanía de los Estados, arriesgamos el valor y la necesidad de la soberanía personal: somos seres libres; tenemos “alas” para intervenir, interferir e injerir.

Greta Thunberg / Fotografía en: Fortune.com

El verano de 2018 una joven sueca, Greta Thunberg[1], se sentó delante el Parlamento de su país, con una pancarta en la que había escrito tres palabras: “Skolstrejk for Klimatet” (huelga escolar por el clima). Su acción generó una mayor concienciación sobre los efectos del calentamiento de la atmósfera, tanto en los jóvenes como en los políticos. Y obligó a los organizadores de grandes cumbres sobre el cambio climático, prever espacios para escuchar a los jóvenes.

Tengo confianza en nuestra capacidad de intervenir para construir una sociedad más respetuosa de la creación y más justa para todos… Es cuestión de desplegar las alas y volar. Dejar atrás viejas leyes y estructuras y abrirnos a nuevos horizontes.

Pauline LODDER
Pineda de Mar
España
Septiembre de 2019

[1] https://www.youtube.com/results?search_query=%23elpais+Greta+Thunberg

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *