Trasfondo

Trasfondo

Fotografía: Alberto Jiménez

No.

No puede saberse

hasta que el aire se espesa,

remolonea, se tensa,

se inhibe incluso para el mero respirar.

No puede saberse

hasta que el sol deja de ser caricia,

abrasa y envuelve

cada paso, cada gesto

hace eterno el caminar.

 

No.

No puede saberse

cuánto vale una sombra

hasta que se siente el desamparo,

se sufre la intemperie que nos deja

a merced de los extremos.

 

En la menesterosidad de ser cobijado,

se es mendigo del bien extraño.

En la frondosidad de la existencia

se es remanso para el ahogo ajeno.

 

Natàlia PLÁ

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *