La posibilidad de re-nacer

La posibilidad de re-nacer

Fotografía: Joan Grané

Difícil olvidar una de las anécdotas más bellas de la historia: la tregua de Navidad de 1914, aquel momento milagroso en que los seres humanos se sobrepusieron al miedo y osaron vencer la barbarie a base de música y juego. Un auténtico acto de coraje con el que las tropas desafiaron a sus mandos, al parecer reticentes a propiciar ese breve momento de paz en tierra de nadie.

Cuánto deseo de más tierras de nadie donde no se dispare y se pueda enterrar y llorar a los muertos de todos los bandos; donde cualquier nimiedad se convierta en regalo, se recuerde que cantar juntos es un conjuro contra la inhumanidad y que el juego es expresión de ese niño que llevamos dentro y nunca debería morir.

En este mes en que la vida parece volverse loca, abrimos una ventana a esas esperanzas quedas que llevamos en lo más hondo. Anhelos casi inconfesables por mor de ser tachados de ilusos, como lo es que las hachas de guerra se entierren en tantos lugares donde la gente sufre lo indecible, lo indescriptible porque no tiene sentido humano alguno.

La historia nos recuerda que, para la paz, hacen falta personas excepcionalmente valerosas, capaces de renunciar a las armas, a la violencia y al poder; abiertas a la generosidad del perdón o al menos de la asunción del error o hasta el mal ajeno; dispuestas a tender la mano, ofrecer la palabra y mirar hacia adelante con otros.

Algo bueno de la Navidad es recordarnos que, sean cuales sean las circunstancias, de algún modo es posible renacer. Aunque eso implique el no siempre fácil y menos apetecible ejercicio de desprenderse de lo que fue y ya no volverá; incluso de lo que nunca ha sido realmente y que haremos bien en soltar. Aunque eso suponga un ejercicio de recreación no exento de esfuerzo y coraje.

Creer en la posibilidad del bien, para que no sea un acto ingenuo, pide sabiduría e ingenio amasados en una mirada que se cultiva en lo profundo del ser humano y abre paso a la confianza y la esperanza. Así, como una luz en medio de toda noche, se ilumina cuál es la verdad para la que toda persona nace: una vida en paz y alegría capaz de amor.

Diciembre de 2017

IMPRIMIR

Related Posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *