La democracia es el precio

La democracia es el precio

Nos dicen que vivimos en democracia y en un régimen de libertad, pero por otro lado estamos sometidos a la dictadura de poderes económicos que no son elegidos por nadie y que desde luego condicionan las actividades de nuestros políticos, de manera que sus decisiones se dirigen más hacia los intereses del capital que a la subsistencia de las personas.

Unas democracias conducidas con una fe casi religiosa hacia el dios mercado, un dios que se transforma en regulador y catalizador de todas las relaciones humanas, sociales, económicas y políticas. Pondré algunos ejemplos de esas relaciones:

  • La relación entre la economía financiera y la economía productiva ha hecho aparecer nuevos actores que han propiciado que el mundo de las finanzas tomara la primacía en detrimento de la economía de producción.
  • La relación entre la política y el poder ha sufrido un divorcio de manera que ahora para la toma de las decisiones más trascendentales que correspondería a los parlamentos, se ha de consultar a una minoría que regenta el verdadero poder económico.
  • La relación entre las élites económicas y las clases medias entre las que se ha producido un distanciamiento en las últimas décadas, de manera que aquellas son más elites y estas son más pobres, esto ha generado entre otros efectos una importante desafección política.
  • La relación entre el factor humano en la producción y la aplicación tecnológica, pronto un muy alto porcentaje de los procesos productivos prescindirán del factor humano convirtiéndose en procesos totalmente automatizados.
  • La relación entre civilización y ecología, somos una civilización depredadora con nuestro planeta, de manera que si no se pone remedio y pronto, nos convertiremos en una civilización con fecha de caducidad

Posiblemente nos está tocando vivir en un mundo menos pobre, comparándolo con épocas anteriores, pero mucho más desigual y con mayor distancia entre riqueza y pobreza, la desigualdad es la lacra del siglo XXI, además todo esto en un clima de crispación y desavenencia, un ejemplo de ello es nuestro parlamento, donde los representantes que hemos elegido para que asuman el servicio y la responsabilidad de gestionar aquello que es de todos, lo han convertido en un espacio donde ya no hay ningún escrúpulo en insultar, vilipendiar y hasta degradar la dignidad del otro, otro que ha dejado de ser un adversario , un contrario en ideas, para convertirse en un enemigo al que hay que destruir y aniquilar, la convulsión, la inestabilidad o la demagogia se han convertido en estrategias y la fanfarronería, la falsedad o las mentiras son las armas para conseguir los fines propuestos.

No podremos evitar el plantearnos una serie de debates que han de ser asumidos como retos y que tendremos que dilucidar a corto plazo, señalaré algunos de ellos:

  • Libertad o Seguridad. Puede que la seguridad tenga que ser repensada, no como una tiranía digital, sino como la posibilidad de disponer una sanidad o una educación pública más eficiente con mayores recursos y más medios humanos y económicos, estoy convencido que disponer de ello aumentaría nuestra percepción de seguridad desarrollo y bienestar.
  • Democratización o Autoritarismo. En la situación actual de vulnerabilidad, fragilidad e incertidumbre que se nos ha planteado con la pandemia por el Covid-19, es un buen momento para repensar el sistema democrático que nos damos, pues la alternativa es la de aquellos populismos que lo que desean es que dejemos nuestras cosas en las manos de un “padre protector” que nos dicte lo que debemos hacer y “meta en cintura” a los que se salgan del guion.
  • Nihilismo o Fraternidad. Ese nuevo nihilismo que desconfía de la especie humana y hasta del valor del propio ser humano, aprovechado por algunos liderazgos que recogen ese descontento en su propio beneficio o en el de su minoría elitista, es un reto el poder primar la fraternidad entre las personas como impulsora del bien común y los valores comunitarios.
  • Repliegue local o Solidaridad global. Realmente el mundo globalizado, ya no tiene vuelta atrás, los problemas ya han dejado en su gran mayoría de ser locales, vivimos en un mundo interconectado y eso desde luego facilita que la solidaridad también lo sea, nosotros como sociedad civil viviremos momentos que son clave.
  • Cuidados o genocidio ecológico. El margen que tenemos para salvaguardar nuestro planeta se va reduciendo, ahora con este tema de la pandemia la preocupación mayoritaria es cuando se regresa a la normalidad anterior, tendríamos que repensar si hay recorrido después de regresar a esa normalidad anterior y plantearnos cual es el coste ecológico y social de regresar a lo que teníamos anteriormente. 
  • Fractura social o Contrato social. La idea de un contrato es trascendental y para ello se necesitarán sociedades que estén preparadas a escucharse y donde se priorice el ánimo del encuentro, un contrato que entiendo estructurado al menos recogiendo estas tres componentes:  

  – Control político de los actores de la economía financiera y globalizada

 – Fortalecimiento y protección de los bienes y los servicios públicos y comunes

– Establecer nuevas relaciones individuales y sociales con el planeta 

Y para terminar, permitirme un pensamiento en el que está reflejado aquello que podemos hacer cada uno frente a este macrosistema con el que nos enfrentamos. Una de las virtudes principales que debemos poner en marcha en estos tiempos es la Esperanza, vivamos de, para y desde la esperanza; desde luego no como una espera silenciosa y estática, sino como una vivencia que nos permita avanzar hacia la utopía de un mejor futuro.

Una esperanza que esté fundamentada en nuestra realidad, analizada con ojos abiertos y sintonizada con nuestro entorno, dinamizadora de la realidad y, sobre todo, compartida comunitariamente.

Ciertamente la esperanza no ha de tener la convicción ilusoria de que todo va a salir bien, sino la certeza de que algo tiene sentido, independientemente de cómo resulte y de que, como en lo que hemos puesto, nuestra esperanza puede ser posible, vale la pena intentarlo.           

 

*Mayo de 2020, en tiempos de pandemia por Covid-19

Domingo TORRES
Ecónomo
Barcelona (España)
Julio de 2020                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                   

      

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                          

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *