Cultura local con valor universal

Cultura local con valor universal

Foto: Archivo Área Cultural Oriol

Entrevista a José Luís Socias Bruguera, fundador de la entidad Área Cultural Oriol de la ciudad de Santa Coloma de Gramenet.

–¿Cómo surge la idea de crear en la ciudad de Santa Coloma de Gramanet, una entidad cultural como es el Área?
–La historia de la asociación Área Cultural Oriol empezó en el curso 1979/80, en la parroquia de Sant Josep Oriol. El párroco y un grupo de feligreses de dicha parroquia, sensibles a la difusión de la cultura, pensaron en la creación de una entidad civil, que fomentara la cultura y los valores humanos. A partir de entonces se iniciaron una serie de actividades que poco a poco fue en aumento, no solo en acciones sino también en número de socios y amigos colaboradores.

–En el contexto de los años 80, y considerando la diversidad cultural y social de la ciudad, ¿cómo fueron los inicios de la entidad?
–Existe una larga trayectoria en el camino recorrido por la asociación: primero en los mismos locales de la misma parroquia, donde se trabajó muchos años y, además, se ayudó, buscando recursos económicos, para la construcción de una Sala Polivalente que facilitara la celebración de las distintas actividades fuera del templo. El año 1997, el ayuntamiento de Santa Coloma cedió, por concurso público, una masía antigua, catalogada, en el centro del pueblo, a cambio de realizar las obras de rehabilitación pertinentes. El 4 de octubre de 1999 se inauguró como equipamiento cultural de la ciudad, siendo alcaldesa Dª. Manuela de Madre.

–¿A qué colectivo o grupo de personas te dirigiste para iniciar el proyecto y contar con su colaboración?
–Muchas personas se han acercado a la entidad gracias al “boca/oreja”, pero otras, al asistir a una actividad concreta y conocer el abanico de actividades que ofrece la entidad, han manifestado el deseo de recibir información periódica y se han incorporado a los asistentes habituales. Hay que tener en cuenta que nuestras instalaciones son limitadas y es difícil acoger a un gran número de personas, también es difícil programar más actividades ya que tenemos casi cumplidos los horarios de la semana.

Foto: Archivo Área Cultural Oriol

–Sabemos que a lo largo de los años y en diversas ocasiones, la entidad ha sido objeto de reconocimiento público por su trayectoria y por el aporte cultural y humanista que ha supuesto para la ciudad.
–Una mirada panorámica a la historia del Área Cultural Oriol nos permite ver el crecimiento continuo de la entidad y la consecución de los diferentes objetivos y de los hitos que desde el inicio se concibieron y desearon. Conviene remarcar que dicha entidad es muy representativa de la ciudad de Santa Coloma, que muchas de las actividades que se organizan no las hace otra entidad de la ciudad y sobre todo que estas actividades son importantes para el municipio y para la gente que las disfrutan.
El espíritu de la entidad responde a la demanda cultural de la gente y presenta una oferta que ni las instituciones municipales ni ninguna otra entidad de la ciudad ofrecen. Es justamente esta singularidad, en cuanto a la oferta de actividades, que le confieren gran calidad e interés social.

–Además de este reconocimiento, ¿Habéis podido contar con el apoyo, no solo de la ciudadanía, sino también de instituciones u organismos de la ciudad?
–Para alcanzar estos objetivos y teniendo en cuenta los intereses de sus usuarios, el Área Cultural Oriol organiza actividades dirigidas a potenciar la formación y el desarrollo personal, fomentar la participación activa en la vida social y cultural, ofrecer información actualizada en temas de interés y todo lo necesario para potenciar la formación y el crecimiento personal del individuo.
El Área Cultural Oriol ha merecido reconocimiento público por parte de las autoridades locales en numerosas ocasiones, con motivo de las actividades más destacadas y siempre ha sido ejemplo por el trabajo bien realizado y por la importancia de sus actividades en pro de la ciudad.
También en el mismo sentido se han escrito artículos en la prensa local: “El mirall Net”, en las desaparecidas “Revista de Hivern” y “Grama” y se han recibido felicitaciones de los diferentes alcaldes de la ciudad por la labor llevada a cabo.
En 1991 el Área Cultural Oriol recibió uno de los “Premios Ciudad de Santa Coloma”, por su labor de los últimos años, en favor de la ciudad. En 2012 Carmina Poyato, secretaria de la Junta Directiva de la asociación recibió Mención Especial en la Categoría A, por la tarea continuada a favor de la ciudad.

–La finalidad de la entidad es promover y difundir la cultura y el arte, mediante diferentes actividades que abarcan todo tipo de representaciones artísticas, poesía, talleres, cine, conferencias, música, pintura…
–Sí, se realizan jornadas formativas en un marco agradable de encuentro, que nos ayudan a pensar conjuntamente sobre temas de actualidad, educación en valores, formación para la paz y la buena convivencia, y todos aquellos temas de carácter humanista que ayuden a la formación continua del individuo, tanto a nivel personal como colectivo. También se realizan talleres artísticos, cursos y talleres, tertulias literarias y exposiciones. Son actividades que fomentan el ocio positivo y potencian la creatividad de los participantes.

–Considerando que es una entidad sin ánimo de lucro, ¿resulta difícil conseguir la colaboración de personas que deseen contribuir con la expresión de su arte o conocimientos a los actos de la entidad?
–Tenemos mucho interés en conseguir monitores, profesores y profesionales que puedan transmitir conocimientos y desarrollo de habilidades artísticas. Además, deseamos que los que dirigen talleres y los músicos principiantes también tengan cabida en nuestra asociación. Creemos que es importante que los jóvenes tengan espacios y posibilidades de transmitir sus conocimientos y valores, ya sean artesanos, músicos o artistas.

–Una de las actividades más reconocidas del Área Cultural Oriol es la celebración, cada dos años, del Premio Climent Mur, que ya ha celebrado su 17a edición. En estos premios diferentes instituciones y asociaciones de la ciudad presentan la candidatura de aquellas personas que consideran que merecen una distinción por los valores que (como se indica en las propias bases de estos Premios), promueven la solidaridad, la ayuda al prójimo y la buena convivencia. ¿Cómo surgió la idea de estos premios?
–El Premio Climent Mur es un certamen que quiere distinguir a personas que en la convivencia diaria desarrollan, de forma anónima, valores humanos entre la gente que les rodea, en los diferentes barrios de la ciudad y de las comarcas vecinas. No se trata, pues, de buscar a mujeres y hombres importantes del mundo de la política, de la cultura o del deporte, sino de reconocer la tarea callada de personas sencillas y de convivencia agradable, que construyen un mundo solidario a su alrededor y que, en realidad, hacen un mundo más humano.
Es un certamen que se organiza cada dos años y tiene una repercusión muy importante por diferentes razones: por las personas a las que va dirigida y se premia; por la cantidad de gente que convoca y, también, por las personas que nos acompañan en el acto de entrega de los premios. Este acto se lleva a cabo el 10 de noviembre (en recuerdo de su aniversario de nacimiento) de los años impares. Se organizan en el Teatro J. M. de Sagarra de nuestra ciudad, dentro de un ambiente festivo, por eso se complementa con un concierto especial, al terminar la entrega de los galardones. Se han convocado 17 ediciones y se han premiado a más de ciento setenta personas.

–¿Quién fue Climent Mur?
–Climent Mur, 1927, de muy joven trabajó en varios trabajos, especialmente en la metalurgia. Y con mucho interés comenzó a estudiar la carrera de Practicante en la Universidad de Barcelona donde alcanzó a sus 23 años, el título oficial de Auxiliar Sanitario, gracias a la ayuda de la Unión de Amigos de los Enfermos. Más tarde ingresa en la Agrupación Sindical de Practicantes. Y posteriormente comienza a trabajar en una farmacia. En 1945, al cambiar de trabajo y hacerle una revisión médica, le descubren una mancha en el pulmón derecho y le diagnostican una tuberculosis pulmonar, por lo que es operado en el Hospital de San Pablo de Barcelona. En 1961 entra en la Casa de Reposo San Camilo, una residencia para la rehabilitación de enfermos tuberculosos. Allí, con el título de Practicante ayudaba al doctor, a la farmacia y además creó un taller para que los enfermos internos pudieran ganarse la vida. En 1970 vuelve a ser ingresado al Hospital de Sant Pau, donde morirá dos semanas más tarde. En sus últimas palabras expresó que, ya que no podía llegar a su plenitud, ofrecía su vida para que sus compañeros llegaran a realizarse. Era el 15 de julio. Los valores humanos (sencillez, espíritu de servicio y de acogida, solidaridad, don de consejo, alegría, buen humor, etc.) que Climent Mur practicó a lo largo de su vida al tratar a las personas, hacen de baremo a la hora de seleccionar a los candidatos a los premios.

–¿Por qué resulta inusual y curiosa la idea de premiar a diferentes personas y de diferentes esferas, por sus valores y su labor, sin que importe en qué ámbitos o áreas las desarrollen?
–En una de las ediciones se premió a una persona que era barrendero. Era la propuesta que habían presentado un grupo de vecinos de un barrio de la ciudad: valoraban su humanidad, su alegría, su sonrisa perenne y sus valores humanos. Es un ejemplo de poder optar a estos premios que bien son un regalo de los amigos.

–Si hay un ámbito que se ha visto seriamente afectado por la pandemia que hemos sufrido, ha sido el cultural y artístico en todas sus facetas. ¿Qué ha significado para vosotros en el Área y cómo afrontáis esta nueva etapa postpandemia?
–Ciertamente la Covid19 ha sido un duro golpe para todas las personas: las incertidumbres, la enfermedad y la misma muerte de tantas personas han marcado a nuestra sociedad. Costará mucho superar las dificultades que estamos viviendo. ¡Pero, la esperanza es lo último que se pierde! Confiamos en la colaboración y participación de muchos.

Montserrat ESPAÑOL DOTRAS y Marina VILLA RUBIO
Ámbito de arte
Barcelona, España
Mayo de 2022

Publicaciones relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.