Bach en Navidad

Bach en Navidad

Cuando murió J.S. Bach en 1750, el mundo musical de la época olvidó casi por completo el legado extraordinario que había regalado a la humanidad. Por espacio de 79 años su música apenas se ejecutó ni se publicó, y fue Felix Mendelssohn quien lo redescubrió en 1829, con el estreno en Berlín de la Pasión según San Mateo, considerada actualmente una obra cumbre indiscutible en la historia de la música occidental de todos los tiempos.

Bach aparece al final de la época barroca y confiere a la polifonía o contrapunto (despliegue simultáneo de varias melodías, todas ellas de igual importancia) tal significación emotiva, nobleza de pensamiento, majestad de concepto y amplitud de diseño, que agota totalmente las posibilidades técnicas y estéticas de ese estilo severo.

Un ejemplo de todo ello es su obra, el Oratorio de Navidad BWV 248, compuesto por Bach en 1734 y que no es propiamente un oratorio, sino que son seis cantatas independientes en el conjunto de una unidad litúrgica para los tres días de Navidad, el domingo intermedio, el día de Año Nuevo y la Epifanía. Bach no ejecutó nunca el Oratorio en su totalidad.

Foto: Javier Bustamante

Analizando brevemente las tres primeras Cantatas (Nacimiento de Jesús, Anunciación de los pastores y Adoración de los pastores), vemos que conforman una trilogía diferenciada del resto y Bach lo pone de manifiesto abriendo y cerrando el conjunto con el mismo coro en re mayor, dándole al ciclo una unidad.
Los recitativos se reconocen porque la voz, en la cuerda de tenor, está solamente acompañada por el continuo (órgano y contrabajo) y son la explicación de los hechos, narrados por el Evangelista.

Las arias, temas musicales con unidad propia, son destinadas a ser cantadas por una voz sola, ya sea soprano, contralto o bajo.

Los corales, provienen de los Cantus Firmus del gregoriano medieval y que Lutero tradujo a lengua vernácula, al alemán. Él mismo es creador de muchos de ellos. Estos corales los canta la asamblea de fieles que se congrega en las liturgias luteranas.

Algunos de los números del Oratorio de Navidad son parodias de cantatas profanas de Bach en homenaje a personas ilustres; es decir, cambia el texto, pero la música es la misma de otras cantatas de carácter profano, por ejemplo de la BWV 213, 214, 243… Los demás números son originales.

La espiritualidad de los textos se inscribe en gran parte en una corriente religiosa con la que Bach se identificaba, llamada pietista, llena de una devoción cuajada de melancólico misticismo, profundamente afectivo y caracterizada por el uso de diminutivos.

Vamos a destacar algunos pasajes especialmente interesantes desde el punto de vista musical.

1º La obertura de la segunda cantata es una sinfonía de carácter pastoril y campestre, que evoca un diálogo musical alternativo entre los ángeles, representados por la cuerda y las flautas, y los pastores, representados por los oboes d’amore y di caccia (de caza).
2º En el aria de tenor de la segunda cantata hay un efecto de la retórica musical barroca, consistente en largas vocalizaciones (melismas), que enfatizan las palabras “alegría” y “suaviza”, para expresar el gozo del momento.
3º El excelente y famoso coro Gloria in excelsis Deo, llamado el Canto Angélico.
4º El aria de contralto de la tercera cantata tiene una atmósfera delicada, impregnando un ambiente propicio para reflexionar y guardar en la intimidad de su corazón, lo que María de Nazaret experimentaba con los hechos que estaba viviendo.

El extraordinario video que propongo de Nicolás Harnoncourt pone en escena el Misterio de la Encarnación con serenidad, piedad, rigor, respeto y gravedad, optando por criterios historicistas (instrumentos de época) y coro de voces blancas.

Video: BACH-CHRISTMAS ORATORIO 1-3 de Nicolás Harnoncourt

Xavier TORRES RIO
Veterinario
Caldes de Montbui (España)
Diciembre de 2018

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *