Despertar la luz de la conciencia

Despertar la luz de la conciencia

Foto: Graumontserrat

Entrevista a Xavier Grau, maestro vitralero

– ¿Cómo te iniciaste en el mundo del vitral?

– Al trasladarme a vivir a Barcelona, encontré una de las mejores escuelas dedicadas a las artes del vidrio, la Fundació Centre del Vidre, en donde tuve la oportunidad de conocer el oficio y desarrollar mi vertiente creativa, de la mano de maestros artesanos y artistas de reconocimiento internacional.

– ¿Qué te ofrece el vidrio y sus posibilidades para expresarte como artista?

– Mi creatividad responde a una búsqueda filosófica y espiritual. Es por este motivo que utilizo el vidrio como material vertebrador en las esculturas e instalaciones. El juego de luces y sombras del vidrio, su ligereza, su maleabilidad, la dureza, la fragilidad, etc., son cualidades intrínsecas del material que me son apropiadas para mi lenguaje artístico.

– ¿Qué papel juega el vitral dentro de las artes decorativas y cuál es su función en la arquitectura?

– El vitral, a nivel estético, ha sido coetáneo a cada movimiento artístico de la historia del arte. La función del vitral básicamente ha sido de cerramiento que posibilita el paso de la luz natural, como elemento de arte decorativo funcional.
Más allá de esta función, el vitral tiene un carácter estético predominante, hasta el punto que pintores y artistas de todas las épocas hasta la actualidad han expresado su arte a través del vitral.

– Dentro del mundo del vidrio, ¿en qué facetas desarrollas tu oficio?

– Me dedico a la creación y restauración de vitrales, siguiendo el trabajo artesano tradicional, y también hago escultura en vidrio. Me he especializado en distintas técnicas de la manufactura en vidrio, como la pintura sobre vidrio y el grabado al ácido.

Escultura en vidrio. Foto: Graumontserrat

– Cuando te encargan un vitral de nueva creación, ¿qué proceso sigues?

– En primer lugar considero necesario conocer la ubicación y la función del vitral dentro del marco arquitectónico. Hago un estudio de la estética predominante del espacio y me adecuo a la solicitud de criterios estéticos y simbólicos de cada cliente. Cada proyecto es un reto estimulante, tanto en los que tengo total libertad creativa, como en aquellos donde se dan unos parámetros concretos de realización.

– Cuando procedes a la restauración de un vitral ya existente, ¿cuál es tu metodología?

– Con el fin de conservar el patrimonio y el valor histórico-artístico y material de las vidrieras, en los trabajos de restauración seguimos las directrices que marca el Corpus Vitrearum Medii Aevi. Máxima conservación de la obra original, garantizar la reversibilidad de la intervención realizada y la reintegración y diferenciación de los nuevos elementos son algunos de los cánones más importantes a tener en cuenta.

Pintura sobre vidrio. Vitrales de la Iglesia de Santa Ana de Barcelona. Foto: Graumontserrat

– Sabemos que también esculpes en vidrio. ¿Qué representa llevar a la tercera dimensión este material que tradicionalmente se trabaja en plano?

– Una razón sería ahondar en la luz intrínseca del material vítreo, en tanto que dicha luz conforma, es decir, da forma a la propia materia. Un intento de crear la escultura a través de su propia luz y la luz que de ella emana.
Ligereza y fragilidad son dos conceptos presentes en toda mi trayectoria artística.

– El vitral no puede concebirse sin la luz, ¿qué es para ti la luz? ¿Cómo la tomas en cuenta a la hora de gestar un vitral y la incidencia de sus colores en el espacio interior?

– Indistintamente del espacio arquitectónico del vitral, para mí la luz conlleva un significado de trascendencia. Es interesante darse cuenta cómo la vibración de la luz y el color reflejada puede transformar el espacio interior y a la vez conmover al propio observador.

– ¿Algún proyecto que recuerdes especialmente?

– Cada proyecto conlleva una historia. La colaboración con el artista danés, Arne Haugen Sörensen en la realización de las vidrieras de la Iglesia de St. Johannes Kirke de Arhus, en Dinamarca.
Como proyecto personal de creación destacaría las vidrieras de la Iglesia de Sant Francesc d’Assís de Badalona,  un proyecto de abstracción basado en la obra de San Francisco de Asís.

Rosetón. Foto: Graumontserrat

– ¿En qué proyecto trabajas ahora?

– Estamos realizando los trabajos de restauración y conservación de unas vidrieras modernistas de la casa-museo Casa Alegre de Sagrera de Terrassa, atribuidas muy probablemente a Antoni Rigalt, uno de los mejores vidrieros del modernismo catalán.

– Finalmente, ¿cuál crees que es el papel del artista en la sociedad?

– Mi respuesta puede parecer una utopía o bien un juego de palabras: despertar la luz de la conciencia.

Más sobre Xavier Grau: www.graumontserrat.com

Ámbito de ARTE
Univesitas Albertiana
Barcelona (España)

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *