Propósitos de año nuevo

Propósitos de año nuevo

Ir al gimnasio, hacer dieta, dejar de fumar, hacer un viaje…, tener salud, suerte, trabajo…, o cuestiones más universales como desear la paz en el mundo, forman parte de muchas de las listas que frecuentemente las personas elaboran al inicio de un nuevo año. Animados por la “magia” de las fiestas, el bullicio de la sociedad despidiendo un año y dando la bienvenida al otro, en todos los países del Este al Oeste, progresivamente, desde las islas Kiritimati, Samoa y Tokelau en el Océano Pacífico. Como si el paso de un año a otro abriera una gran puerta por la que acceder a nuevas oportunidades, a posibles cambios en la vida o a una vida nueva; son 365 días «por llenar» y se abre un amplio abanico de posibilidades.

Según cuenta la tradición, los globos mensajeros llevan los deseos donde se hacen realidad, y entre más alto lleguen, es más probable que desde el cielo respondan a esas peticiones.

Por otro lado, estarían también los propósitos o deseos inducidos como por ejemplo sería que, al empezar el mes de enero (también al inicio del curso), se lanzan al mercado múltiples colecciones de objetos, libros, fascículos encuadernables, nuevas o repetidas del anterior año. Su publicidad invita a empezarlas con el año nuevo, alimentando la sensación de que poco a poco conseguir un objetivo propuesto, aunque sea influido por la propaganda: completar toda la colección de coches de época, muñecas de porcelana, construir un barco, etc. Pero, no siempre se consigue, en muchas ocasiones no se pasa de las primeras entregas. No era tan real la motivación para hacer la colección, o no cumple la expectativa que se tiene al iniciarla, o… ¿Posible riesgo?, que acreciente el peso de ¡una cosa más que empiezo y no acabo!

No es fácil que todo aquello que se ha incluido en la lista para el nuevo año se consiga. Queda claro que no es lo mismo hacer una lista de deseos o de propósitos. Muchas veces parte de esa lista fracasa al plantearse propósitos de forma vaga o deseos infundados. A veces es necesario aplicar técnicas o pautas que pueden ayudar a alcanzar los objetivos. Incluso se pueden encontrar consejos diarios para facilitar el alcanzar el reto planteado al realizar cada día el paso indicado para, según indican, perder peso, ser feliz, etc. Ante todo evitar que, tras repetir año tras año los mismos propósitos que no se cumplen o realizan, cause un aumento progresivo del sentimiento de fracaso.

«Cuenta la leyenda que el árbol, que representa el universo, nos dará aquello que a través de nuestros deseos proyectemos en él…»

Es importante plantearse siempre nuevos propósitos, retos y proyectos. Y fechas como el inicio del año, el aniversario o después de vacaciones, con el inicio del curso escolar, invitan a hacerlo. Son necesarios para seguir avanzando conscientemente en el día a día, para crecer y desarrollarse, para vivir plenamente como ser humano.

Vivir un día podría ser similar a toda una vida, desde el nacimiento hasta la muerte, siendo el abandono del dormir como un ensayo para aprender a morir. También cada día se puede ejercitar el vivir la motivación que lleva a preparar la lista de deseos y propósitos, el entusiasmo y esperanza que genera el tenerla y la alegría que surge de cada objetivo que se alcanza.

Enero 2020

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *