Vivir con creatividad

Vivir con creatividad

Cuando se habla de creatividad normalmente se asociacia a actividades artísticas como la música, la pintura, las artes plásticas, la literatura… También se cree que la creatividad es un don que tienen unos pocos elegidos, un talento que todos quisieran tener pero que pocos tienen.

No existe una única y clara definición de creatividad. Es la capacidad o facilidad de inventar o crear; es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones originales. Para algunos autores la creatividad es un proceso hacia algo nuevo y original a partir de realidades existentes. La creatividad es sinónimo de «pensamiento original», «imaginación constructiva», «pensamiento divergente» o «pensamiento creativo».

La creatividad se tiene que trabajar y desarrollar para poder ejercerla en todos los ámbitos de la vida.
Imagen de Jonathan Reichel en Pixabay

Al inicio del artículo se señalaba que la relación que más frecuente se hace de la creatividad es con el arte. Es decir, con la «manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros», según definición de la RAE.

Sin embargo, en la sociedad no sólo se habla de arte en el sentido mencionado, sino que también se habla y se encuentra literatura como El arte de vivir de Gaspar Hernández: «vivir parece algo fácil, a veces simplemente inevitable. Aunque saber vivir intensamente disfrutando de los buenos momentos, pero también aprendiendo a abrazar las adversidades, es todo un arte.» O El arte de ser feliz de Arthur Schopenhauer, de Anselm Grün o de Ignacio Larrañaga. O El arte de amar de Erich Fromm considera el amor no como una sensación placentera de autosatisfacción sino como un arte hacia los demás que requiere un conocimiento y un esfuerzo. Y se podrían ir añadiendo más «artes de…», pero no es necesario hacerlo para poder intuir que en todo lo que se hace y se vive hay arte y, por tanto, hay ejercicio de creatividad.

Todo el mundo tiene creatividad, tiene capacidad o habilidad para hacer algo, de aportar algo nuevo a la existencia, de producir un trabajo o producto novedoso. Y como toda cualidad se puede desarrollar y se debe ejercitar y aplicar.

En la sección de Pliego monográfico siempre se trata de profundizar en un tema desde diferentes disciplinas. En esta edición de RE, el tema que se trata es «Ser creativos para avanzar», la creatividad que toda persona tiene con un objetivo, el de avanzar, crecer y madurar.

Octubre de 2020

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *