Héroes

Héroes


En estos tiempos que vivimos de pandemia, el Arte en cualquiera de sus formas ha supuesto para mucho de nosotros una válvula de escape y de entretenimiento aún más importante, en nuestro día a día. La música, el cine, la literatura nos han ayudado a evadirnos y a sobrellevar mejor los días de confinamiento y de mayores restricciones y creo que todos tenemos una gran deuda por ello, con todas las disciplinas del Arte.

En uno de esos días de los que hablo y casi por casualidad pude ver una película que, a pesar de haber tenido bastante relevancia en su estreno, la verdad es que me había pasado desapercibida. 

Les hablo de la película catalana HÉROES, dirigida por Pau Freixas y estrenada en abril de 2010 y que estuvo nominada en más de diez candidaturas en los Premios Gaudí de la Academia de  Cine  Catalán, entre otras en las categorías de  mejor dirección y  mejor película. 

La película narra las vivencias de un grupo de niños preadolescentes, en un verano cualquiera de los años 80, y contrariamente a lo que suele suceder, en otras películas de la misma temática, en ésta, el film en ningún momento resulta excesivamente sentimental o ñoño, sino que consigue de forma ágil y dinámica tratar desde la perspectiva de esa edad, como se afrontan determinados aspectos de la vida, por primera vez. 

Por la interpretación de los actores y por la maestría con que está dirigida la película, los hechos que se relatan, aparecen como completamente plausibles, aún en los momentos más dramáticos. Por otra parte, la narración en dos tiempos diferentes, por la que transcurre todo el film, no sólo no confunde en ningún momento, sino que además aporta claridad a la historia y al mensaje que quiere transmitir. 

Para los que fuimos niños en los primeros años de la década de los 80, esos que ya vamos teniendo una edad, ver esta película  supone recordar el ambiente y el mundo en el que por primera vez fuimos conscientes de muchas cosas que hasta ese momento tal vez no nos habían alcanzado todavía; la muerte de alguien cercano, el primer amor, la amistad, los conflictos familiares (provocados, claro,  por los adultos), y todos los sentimientos e ilusiones que suelen ir de la mano de esa época, en la que siendo todavía niños ya vamos tomando conciencia de muchas cosas. 

Pero lo que me parece más destacable del film, sin ánimo de hacer spoiler, es que la película, también nos ofrece desde la perspectiva del adulto, como la infancia no sólo puede marcarnos y condicionarnos a lo largo de nuestra vida, sino como al crecer, olvidamos a veces lo bueno que vivimos y aprendimos, cuando aún teníamos, en definitiva, esa ilusión. Porque, de acuerdo, la realidad es la que es, y a veces no es buena, pero si perdemos la ilusión, si no mantenemos, aunque sea una pequeña llama de esperanza y de esa ilusión propia de los niños, no aprovecharemos nada de lo que vivamos, no valoraremos el inmenso regalo que supone estar vivo y desperdiciaremos, en resumen, todo aquello que, por el mero hecho de existir, tenemos a nuestra disposición. 

Sé que no todos hemos tenido una infancia feliz, y puedo decir que soy afortunada porque yo sí la tuve.  Pero, también sé que todos sí que hemos sido niños alguna vez y que, por lo tanto, podemos recordar como mirar con ojos de niño nuestra vida, aún ahora. 

No se trata de que veamos la vida de forma ilusa, se trata de que intentemos mejorar la nuestra y la de los demás, poniendo ilusión, en todas aquellas cosas, ya sean grandes o pequeñas que llevemos a cabo; se trata de ejercitar otra mirada, como nos sugiere la película sobre la que hoy escribo y ser también así pequeños héroes en nuestro día a día.  

Pienso que no es tan difícil si realmente lo intentamos. En definitiva, todo se reduce a volver a mirar con los ojos del niño que fuimos un día, aquello que es realmente importante en nuestra vida y también aquello, que, en realidad, nunca lo es. 

Marina Estrella VILLA RUBIO
Redactora
Barcelona (España)
Agosto de 2021

IMPRIMIR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *