Las nuevas tecnologías no suplen el libro artesanal

Las nuevas tecnologías no suplen el libro artesanal

 

Margarita Amigó es directora de la Editorial Edimurtra, con sede en Barcelona. Ella nos regaló un rato para hablar del interesante y siempre cambiante mundo editorial. El arte de crear físicamente un libro, tanto en papel como electrónico, ha ido evolucionando últimamente a gran velocidad. Pero dejemos que Margarita nos hable de ello.

– ¿Cómo entraste al mundo editorial?

Recuerdo que de pequeña me gustaba contar los libros que leía y crear mi propia biblioteca. Me gustaba el olor y la textura de los libros. A pesar de ello, nunca se me ocurrió que algún día llegaría a trabajar en una editorial. Distintas circunstancias de la vida, me llevaron a dedicarme al mundo editorial.

Estudié historia del arte en la Universidad y me gustaba la creatividad. Quizás ello contribuyó a una tendencia mía hacia la composición y desarrollo de un libro.

– ¿Hace cuánto tiempo?

Entré a trabajar en la Editorial Edimurtra hacia el año 1994. La baja de una de las personas que trabajaba por entonces, posibilitó mi entrada.

– ¿Cómo era entonces el trabajo editorial?

En aquellos momentos las editoriales empezaban a trabajar con ordenadores personales. Se maquetaban los libros, las revistas… con unos programas un tanto complicados, pero que me apasionaba conocer su funcionamiento. Compaginar la tecnología con la creatividad fue para mí un mundo nuevo de posibilidades.

– La entrada en escena de las tecnologías digitales ha significado una revolución para la comunicación y, con ello, para el mundo editorial. ¿Qué cambios has percibido?

El mundo editorial experimentó cambios muy importantes con las nuevas tecnologías digitales. Este hecho facilitó el proceso de edición del libro y con los años también su publicación. Pero, por aquel entonces, si bien los ordenadores facilitaron enormemente el trabajo, se seguía imprimiendo con fotolitos. Estos fotolitos eran de un material caro, que cualquier error a corregir implicaba un aumento de los costes de la edición, ya de por sí elevados. También, a estos fotolitos se les tenía que dedicar tiempo y espacio para organizar, clasificar, almacenar adecuadamente para una futura reedición del libro. Hoy en día todo esto ha quedado reducido a un simple archivo del que se pueden hacer tantos cambios y copias como se desee sin apenas coste.

La impresión digital de alta calidad, suprimió a los costosos y tediosos fotolitos y permitió imprimir, tanto en blanco y negro, como a color, y a su vez realizar tantas copias como se desee sin que los costes se disparen.

– ¿Qué posibilidades nuevas ha abierto este mundo digital?

En algún aspecto podemos decir que, la digitalización de todo el proceso editorial ha posibilitado la “democratización” de la publicación de un libro. Muchas personas han hecho realidad su sueño de ver publicado su libro.

– ¿Qué se ha perdido de la manera anterior de hacer y distribuir libros?

Pienso que no se ha perdido mucho. Más bien pienso que se ha ganado. Antes también se publicaban libros buenos y libros no tan buenos. Quizás la edición de un libro estaba más controlada por los editores, que eran los que decidían lo que se publicaba y lo que no. Ejercían un cierto control de lo publicado. Por otro lado, cuando se agotaba una edición, por ejemplo, si no le salía rentable al editor no se reeditaba y por mucho que estuvieras interesado no lo encontrabas. Ahora es más fácil.

Las nuevas tecnologías no suplen el gusto por lo artesanal y se siguen editando libros más exclusivos, de ediciones limitadas…

En cuanto a la venta y distribución también ha cambiado mucho. Antes para comprar un libro estaban las librerías. Hoy en día contamos también con internet para navegar y encontrar lo que se busca.

– ¿Qué productos ofrece una editorial ahora?

En las editoriales encontramos los libros, que podíamos llamar, propios, que son los que la misma editorial apuesta e invierte capital para su edición y distribución. Están también los libros coeditados que son los editados por dos o más editoriales.

Luego están los libros que edita la editorial, pero que es su autor el que invierte su capital. Las nuevas tecnologías son las que han propiciado este tipo de edición. En este campo están los libros a demanda, en el que su autor solicita un número no muy extenso de ejemplares.

Interesantes también los libros electrónicos. Estos requieren de un editor, aunque en este caso el impresor no actúa. Es una manera muy nueva de promover la lectura y distribuir un libro.

También están los audio libros que recientemente están teniendo un crecimiento muy interesante.

Nuestra Editorial empezó con la publicación de libros y revistas en formato papel. Con el tiempo fuimos ampliando, según iban avanzando las nuevas tecnologías, a los libros electrónicos. De los libros electrónicos ampliamos a la creación de páginas web y posteriormente a la creación de aplicaciones para dispositivos móviles. Todos estos cambios están relacionados con el fin de ofrecer distintos canales de comunicación.

 

Ámbito de ARTE
Universitas Albertiana
Barcelona, España
Julio de 2022

Publicaciones relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.