Las manos ven

Las manos ven

Cuando las manos ven, ciertamente el sentido del tacto tiene algo que ver y al ser además este sentido posible gracias a la piel, podríamos decir que el cuerpo también ve. Yo no sé cómo explicarlo, pero entreveo que sí podría. En cambio, sí que puedo explicar, de manera fácilmente comprensible, cuando digo que las manos ven.

El tacto, en el proceso de ver con las manos es nada más que un imprescindible componente en la acción de tocar, generar y ver objetos, herramientas y formas.  La mano, liberada de su función motriz, se transforma en generadora. Dos manos, una, espejo de la otra; con ellas creamos cosas y también expresamos nuestros sentimientos y emociones.  Tocamos y somos tocados por la realidad que nos rodea. Gracias a las manos, aprendemos y nuestra propia inteligencia ha evolucionado utilizando las herramientas que las manos crearon (F.R.Wilson, La mano. Sobre cómo se emplea el cerebro humano, el lenguaje y la cultura). El cerebro asimila aquello que surge de ellas. Los dos hemisferios del cerebro, fuente de la palabra, proporcionan contexto e interpretaciones: Manos- Cabeza-Palabra.

Recordemos que la última esperanza expresiva y comunicativa en cualquier discapacidad psicofísica son las manos y sino, los pies o hasta los brazos parcialmente amputados.

Las manos contienen aquello que pueden alcanzar, aquello que una vez engrandecido, a su vez nos contiene para llevarnos físicamente (no metafísicamente) a contener aquello que nos contiene.

El sentido del tacto nos permite sentir la textura, la temperatura y la presión, pero al TOCAR una forma que puede ser contenida por una mano o por las dos, vemos el volumen e inmediatamente la transmitimos al cerebro en donde la vemos sin la vista. La textura y la temperatura de la forma y de la presión que ejercitamos influyen en cómo la vemos, y son casi como la escenografía.

Cuando era un niño jugaba con barro al pie de una fuente en el parque del Castello Sfforzesco de Milán. No sé por qué, un día empecé a hacerlo con los ojos cerrados. Mis manos veían. Al abrir y cerrar los ojos intermitentemente, cuando los abría veía como el barro iba tomando formas diferentes que creaban una secuencia. Mi juego consistía en imaginar todo aquello que esta secuencia suscitaba en mí.

La forma final, al detener mis manos, también la miraba desde todos los ángulos posibles e intentaba ver si lo que me sugería la secuencia coincidía con lo que me sugerían las imágenes desde diferentes puntos de vista. Era un ejercicio muy absorbente, casi cinematográfico, que me abstraía y me llevaba a revivir y a ver momentos y personas de mi día a día, emociones e imaginaciones.

Esta fue la semilla en mi manera de practicar el arte: en las manos, una materia maleable, que las dos o una sola pudieran abarcar.

La calidad de la materia y su cantidad eran determinantes para iniciar el proceso creativo de modelarla a ciegas.

Del barro en la fuente de Milán, pasé a la arcilla y finalmente a la cera.

 

MATERIA EN LAS MANOS, ¿PARA HACER QUÉ?

Para encontrar aquello que guardamos en nuestra memoria, para dar testimonio de aquello que nos estimula, sensorial, emocional o intelectualmente. Para encontrar, sin intención alguna, una forma casi en estado meditativo y descubrir así aquello que contenemos, quizás una confesión.

Pero también con una intención que aletea por encima del momento en que las manos modelan, casi una intención no intencionada, una autoestimulación, para poder expresar y decir así, con un gesto, al dar forma a la materia y transmitiendo en ella nuestro estado emocional.

Un día, pensé que aquello que yo hacía podía hacerlo todo el mundo, a solas o colectivamente. Así nació el proceso HANDSMATTER, una práctica artística creativa, colectiva o individual, que concebí y definí a principios de los años 70 del siglo pasado.  Las palabras, las manos y la materia, forman este nombre, siendo matter, en inglés materia, que también significa lo que en realidad importa: las manos cuentan.

HANDSMATTER, como práctica colectiva se inicia con el encuentro de participantes que modelan con cera a ciegas (ojos cerrados o vendados), dejándose llevar por una estimulación previamente escogida que yo llamo Tema Inicial, y que puede ser sensorial i/o emocional o intelectual.

La descripción anterior sobre mi experiencia en el parque de Milán conduce a cómo hoy se articula todo el proceso. Las formas creadas se convierten a través de la fotografía en imágenes de las diferentes facetas, es decir que el volumen, visto desde más ángulos, es como si se proyectara en un planisferio, casi una narración estética para propiciar la interpretación intelectual originada por la vista.

Para ilustrar la estimulación experimentada, interpretando así la información que contiene la propia forma, se componen/acoplan, entre ellas, las imágenes de sus puntos de vista al editarlas un área de trabajo, a través del programa HM, concebido y diseñado específicamente como EJE de la práctica del HANDSMATTER.

Experiencia colectiva QUIXOTESANCHO, Argamasilla de Alba.

Los rostros de Don Quijote y Sancho creados con las imágenes de las formas modeladas por los ancianos de la localidad, en la Cueva de Medrano y el rostro de Dulcinea, creado con las formas modeladas por los niños de la Iglesia de San Joan Baptista, denominado Descubierto (https://vimeo.com/91459001)

Querría remarcar expresamente este EJE: El hacer de las manos, concreto y corpóreo, nos lleva al entorno digital y virtual. Se genera virtualidad a partir de tantas imágenes como posibles puntos de vista de las formas modelada por las manos, a partir, entonces de lo que es real. La secuencia de estas imágenes, desarrolladas en una superficie plana, se convierten en narrativas entrelazadas; la estética y lo conceptual que generan lo que es virtual. Por otra parte, las formas modeladas se pueden convertir, utilizando un escáner 3D, en imágenes tridimensionales porque una vez compuestas/acopladas entre ellas en el entorno de una aplicación gráfica 3D, llegan a ser las partes de una escultura realizada por impresión aditiva 3 D que representa la estimulación percibida. Registrarse en peacenetwork.tk para acceder al ensayo Portal de la Paz, realizado en Asís.

Para poder ver videos de experiencias HANDSMATTER, desde el año 1998 y también su implementación en diferentes áreas como la sordoceguera, la paz y otros, se puede visitar: https://sites.google.com/site/handsmatter/handsmtater_I

Guido DETTONI
Artista
Barcelona (España)
Diciembre de 2022

Las fotos son del autor del artículo.
Artículo publicado originalmente en la Revista Re, edición catalán, de julio del 2022.

Publicaciones relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.