Los mayores: propósitos 2023

Los mayores: propósitos 2023

Cada año proponemos metas y propósitos para ser alcanzados en el transcurso de los doce meses que recién comienzan, y los adultos mayores no escapan de este análisis personal que busca en muchas ocasiones modificar algunos hábitos de conducta, de salud, nutricionales, físicos o médicos. 

Este asunto es personal, nadie puede planear por otro, cuando hemos visto que cada adulto es diferente a los demás. Así que debemos iniciar por preguntarnos: 

¿Qué quiero para mí en este año que inicia, qué quiero reparar, qué olvidar, qué reforzar, qué perdonar o perdonarme por lo que hice o por lo que dejé de hacer a lo largo de nuestra existencia?

Es una verdadera maravilla poder hacer planes para el futuro  —pese a los años cumplidos que se tengan— y darnos cuenta que la vida no acaba, que se está consciente que hay cambios y renovaciones que hacer, y que esos cambios generan acciones que pueden brindar esperanza y un ambiente mejor. 

Si preocupándote tanto con lo que vives y tienes, puedes resolver las cosas, entonces adelante, preocúpate. Pero si sólo nos detenemos en el camino sin avanzar, hay que dejar de hacerlo, hay que poner manos a la obra en el reemplazo que se desee. Nunca es tarde para mejorar nuestras vidas y nuestro entorno. 

Plantearse metas claras y concretas

¿Por qué concretos? Para poder medir lo que queremos cambiar. No son cambios ideales, no se trata de cambiar a las otras personas, porque sólo nosotros podemos hacer que sucedan las cosas, advirtiendo que la transformación debe partir de cada cual. Si alguien quiere cambiar nuestra forma de ser, considerándonos incapaces, no es necesario aceptarlo, aún cuando se trate de familiares cercanos, porque ello sólo genera angustia que no ayudará al cambio propuesto, por ejemplo con motivo de un año nuevo. 

Tenemos que vernos y saber lo que necesitamos para cada día sentirnos mejor en lo físico y en lo mental, porque a pesar de los límites, la mente ayuda mucho

Escoger un propósito pequeño realizable

No por ser pequeño un proyecto deja de ser valioso, y cada propósito debe tenerse siempre presente, si un día no se logró inténtalo al siguiente llevando un registro para advertir los avances; sin olvidar que cada voluntad es personal. Y celebrar cada adelanto, cada logro, cada paso y congratularse con ello sin esperar felicitaciones de nadie. ¡Ánimo! Puede lograrlo. 

Muchas personas pierden la fuerza, la destreza y movilidad, pero igual han desarrollado otras capacidades que le abren un gran abanico de nuevas opciones que no significan grandes desembolsos; por ejemplo terminar estudios inacabados o iniciar cosas nuevas, retomar pasatiempos y hobby; hacer turismo local, paseos, reuniones sociales y salidas grupales y/o en familia. 

Retar a la mente es un gran propósito porque nos dará entusiasmo darnos cuenta de lo que podemos lograr, así veremos que la vida no ha acabado, y que cada cual puede hacer más si se lo propone y se dedica a conseguirlo. 

El diálogo familiar es importante: no estamos solos. Pero si la familia no te apoya en esto, busca nuevas amistades que te estimulen a hacerlo, que desafían tu conformidad e impulsen al movimiento, no sólo quien te contemple. 

Busca amistades no sólo de tu edad, sino, por ejemplo, los amigos de tus nietos —podrías sorprenderte de la disposición de mucha gente— no te frenes a dar todo lo que tienes, hay que apreciar el tiempo que nos queda, para dar una buena imagen de lo que podemos hacer con nosotros mismos. 

Esto —nosotros— aún no hemos terminado.

Dra. María Bertha COVARRUBIAS
Médico y Gerontóloga
Hermosillo, Son. México
Enero 2022

Publicaciones relacionadas

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.