El gasto militar y la paz

El gasto militar y la paz

Conversamos con Pere Ortega, licenciado en Historia Contemporánea, posgrado en Hacienda Pública por la Universidad de Barcelona, presidente del Centro Delàs de Estudios por la Paz y profesor del curso Conflictología de la Universitat Oberta de Catalunya.

–Según un informe de la Secretaría de Estado de Comercio, el año 2016 España exportó armas por valor de 4.052 millones de euros. ¿Reducir el gasto militar pone en riesgo la seguridad?
–Esta es una pregunta interesante, pero que mezcla conceptos. No se deben asociar los términos seguridad y defensa. Son dos cosas que no tienen nada que ver. La seguridad, afortunadamente, es mucho más que la defensa armada.

–¿En qué sentido?
–Por seguridad, según ha definido Naciones Unidas, también entendemos seguridad humana. Y esta definición de seguridad humana va mucho más lejos del concepto de seguridad militar al cual se refieren generalmente los estados.

–Además, el presupuesto español en defensa ha aumentado un 0,6%, 18.605 millones de euros. ¿España es una excepción o el mundo se encuentra en un momento de militarización?
–Hoy, en el mundo, nos gastamos 1,7 billones de dólares al año, que es el 2,3% del PIB mundial; pero la población no es consciente de esta militarización. Si fuéramos conscientes de ello y los propios estados adoptasen otras medidas respecto a la seguridad, la reduciríamos y dedicaríamos parte de este gasto a los problemas sociales de la población. De hecho, si todos los países redujeran sus gastos militares en un 3 o 4% y el ahorro se invirtiese en desarrollo, en 10 años se acabaría la pobreza mundial.

–¿La solución para los nuevos miedos del siglo XXI son ejércitos de mayor tamaño?
–Las percepciones de amenazas han cambiado mucho del siglo XX al siglo XXI. Hoy, en la Unión Europea, ya no percibimos la posibilidad de ataques desde el exterior, pero continuamos manteniendo ejércitos sobredimensionados según la realidad de estos peligros. Si miramos la estrategia de defensa nacional, veremos que el máximo peligro actual es el terrorismo, pero este peligro no puede combatirse con un ejército.

–Es decir, tenemos ejércitos del siglo XX, para amenazas del XXI. Estados Unidos es la primera potencia militar (36%). Y los 14 países siguientes, los miembros de la OTAN más China, gastan igual que él. ¿Qué puede pasar en la era Trump?
–Evidentemente estamos en unos años muy delicados. Él, primero, hablaba de cierto aislacionismo, pero ahora está haciendo todo lo contrario. Bombardeó Siria, lanzó una gran bomba en Afganistán y trasladó la armada a Corea del Norte. También ha anunciado el incremento del 10% del gasto militar en su país. Por lo tanto, estamos en un momento de escalada militar y belicista. La perspectiva de futuro es muy negra.

Maria COLL
Periodista
Mataró (España)
Diciembre de 2017

IMPRIMIR

Related Posts

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *