Un hombre que dejó huella

Un hombre que dejó huella

En los cien años del nacimiento de Alfredo Rubio de Castarlenas

Este 12 de julio de 2019 se cumplen 100 años del nacimiento en Barcelona de Alfredo Rubio de Castarlenas, fundador de esta Revista en sus versiones castellano y catalán.

Es ocasión para recordar el perfil de un hombre que dejó honda huella en cientos de personas de diferentes países y condiciones. Que creó escuela con su forma de ser y con un extraordinario legado de pensamiento, poesía e iniciativas.

De entre lo mucho que se puede decir, extraemos aquí algunas notas que expresan lo más significativo e innovador de su aportación personal a quienes le conocimos y a la sociedad en su conjunto.

* Fue un hombre que desde joven vivió diariamente horas largas de soledad y silencio. Incluso ejerciendo su profesión de médico y luego de sacerdote. Dicho de otro modo, tenía un estilo de vida anclado en la contemplación, lo cual le dio un dinamismo extraordinario en aquello que emprendía. Y enseñó a otros, siempre que pudo, a que hicieran lo mismo como clave de una vida humana equilibrada y fecunda, más allá de los credos. Hoy, cuando la neurociencia confirma la importancia del silencio para la salud del cerebro y las prácticas meditativas se extienden como una moda, vemos cómo se anticipó a su tiempo insistiendo en que toda persona, en cualquier contexto, debería de dedicar un tiempo largo diario al sosiego silencioso.

* Fue para muchas personas maestro y amigo a la vez. Maestro durante los viajes que realizaba para visitar familias amigas o para crear iniciativas. Sabía que los países y las culturas se conocen realmente si se hace en primera persona, no a través de libros o documentales. Y viajando -siempre invitaba a otros a acompañarle- les enseñaba no sólo historia y geografía, sino también administración y contabilidad, gestión del tiempo, relaciones humanas respetuosas, salud global, paciencia, capacidad de reacción ante los imprevistos. Así pues, realizaba varias tareas simultáneamente, en el contexto del cordial ofrecimiento de su tiempo para que los demás aprendiéramos, en realidad, a vivir. Trataba a las personas con un tacto siempre abierto a ser su amigo, si ellas querían.

* Su anchuroso pensamiento se expresó escribiendo o dictando más de 10.000 cuartillas y varios libros, siempre con una enorme precisión de lenguaje, con un riquísimo vocabulario. Sus escritos son capaces de afrontar los temas más complejos de la persona humana y hasta de la teología con conceptos precisos, claros y distintos, con una notable coherencia interna en toda su obra. Además, escribió casi 2.000 sonetos y otros poemas. Capacidad quizá heredada de su madre, la poetisa Marina de Castarlenas Angurell.

* Atento al avance de su tiempo, fue amigo de artistas e intelectuales de distintas disciplinas y tendencias; muchos de ellos conservan un recuerdo imborrable de sus encuentros con él. Buscaba siempre descubrir aquello de bueno y de futuro que latía en las expresiones culturales y científicas emergentes, para darles difusión y poner luz sobre ellas.

* Fue un incansable promotor de las mujeres, de su libertad y formación, de su plenificación como personas, de su dignidad y corresponsabilidad con los varones en todos los campos de la vida familiar y social. Tuvo grandes amigas y contribuyó a la formación de innumerables jóvenes mujeres que, gracias a él aprendieron a ocupar un lugar activo en la sociedad y en instituciones eclesiásticas.

*Abierto a la trascendencia, vivió hondas experiencias místicas que nunca compartió de palabra, pero que quedaban patentes viendo su modo de actuar y sobre todo a través de su poesía, rica de sensibilidad e inequívoca referencia al Absoluto amoroso que él sentía tan cerca.

Se podrían decir muchas más cosas sobre este médico, sacerdote y fundador de instituciones. Pero vayan éstas como una muestra de que lo extraordinario cabe en el sencillo transcurrir de cada día.

IMPRIMIR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *