El Arte aplicado al mundo editorial

El Arte aplicado al mundo editorial

El Arte es una manera creativa de expresar contenidos estéticos. Referente a la portada de la revista RE, edición en catalán (número 23, julio del 2000) que trata sobre el tema de La festa es un ramo de flores que atraviesa la portada y contraportada encima de unas siluetas en movimiento que representan figuras humanas. Las dibujé encima de papel gris con un rotulador blanco que apenas se aprecian, pero están. Este ramillete de flores, dibujado con lápices de colores, da una apariencia de ingenuidad, incluso un poco infantil, o dicho de otra manera, de estilo naif. 

Encarnar el tema de la fiesta a través de unas flores sencillas, para mí significaba la delicadeza de una actitud emocional básica en la vida de las personas que desean vivirla en paz y con alegría. Por eso necesitaba en el trasfondo esas siluetas que representan los seres humanos protagonistas de la convivencia.

Vivir la fiesta es anclarse en la belleza de lo existente. ¡Hay tanta belleza en nuestro entorno! Apreciarla es el más exquisito deber humano. ¿Quién no se emociona al contemplar una flor, por más sencilla y diminuta que sea, como una violeta? ¡Qué brutalidad sería pisarla porque te molesta en el camino que tú estás haciendo en la vida! Sí, estas flores delicadas y sencillas son frecuentes en la naturaleza y pasan muchas veces desapercibidas. La fiesta es necesaria para detectar la belleza humana y llegar más allá para profundizar en los sentimientos, en el espíritu y en lo más hondo del ser. La fiesta ayuda a superar obstáculos como la envidia, el egoísmo, la soberbia… que apartan del bienser y el bienestar. Una flor jamás se apartará de ese camino, donde andan estas figuras humanas que casi no se ven, pero que están y seguramente podrán cambiar de actitudes en la vida si son capaces de detenerse a contemplar la belleza.

Dibujé una especie de gavilla de flores silvestres porque considero que se puede ajardinar la vida con muchas gavillas de flores que están a la vista de todos. No hay excusas para no darse cuenta de que lo bello es la base de lo bueno.  

¡Cuánta esencia de flores, incluso de las silvestres, necesita la humanidad para ablandar el corazón de tantas personas y alegrar la vida y los sentimientos! Sí, en esa portada deseaba ir mucho más lejos todavía, pero con mis trazos solo pude expresar eso. 

Y referente a la portada del monográfico dedicado a la Pobresa i Pobreses (número 106, abril del 2021) pinté al óleo unas manos en tres posiciones distintas. Una cerrada en la parte superior que puede contener muchas cosas: ilusiones, fantasías, dinero, joyas, sueños, gestos de amor… que quizás pueden servir para reavivar la pobreza. 

La mano extendida de la parte inferior desea recoger estos bienes humanos y trascendentes. En ella tiene que caber todo lo que sirve para salir de la indigencia.

Este ciclo, hoy, es más intenso porque muchos se juegan la vida por la falta de alimentos, porque no cae ninguna moneda o porque no hay una mano amiga que la pueda estrechar y, también, recoger tanta ayuda psicológica y espiritual. Este tiempo de pandemia ha provocado que muchas personas tiendan la mano en espera de recibir algo. 

La mano abierta, situada en el centro entre las otras dos, quiere expresar que para salir de la pobreza necesitas alguien que te ayude. ¡Es tan importante ser instrumento transmisor de bienes! 

También quise expresar unas esbozadas líneas que aparentan unos tallos que soportan unas tenues flores que quieren representar la esperanza.

En este proceso, para que realmente la pobreza humana resucite, es necesario el motor de la humildad que significa aceptar las realidades por difíciles que sean, y añadir a la humildad el corazón, que expresa la ternura del bien. La ternura es un gesto que debe ir acompañado de la mirada a los ojos de quien da y de quien acepta. Entonces la generosidad será un bien participativo. 

En este ciclo vital, estas tres manos se pueden entrelazar para construir la deseada solidaridad.

Cuando se pinta o se dibuja queremos mostrar muchas realidades y los símbolos ayudan a expresarlas. ¡Qué suerte percibirlos y entenderlos! A menudo, sin decir palabras tenemos la capacidad de expresar con gestos, con la mirada, ideas, sentimientos, emociones… que otros saben leer y percibir. 

Josep M. FORCADA I CASANOVAS
Pintor y periodista
Barcelona, España
Mayo de 2021

IMPRIMIR

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *